Administración de tecnología en el lugar de trabajo con personal de TI limitado

El fenómeno conocido como la "Gran Renuncia" crea grandes desafíos para los líderes de TI que implementan y administran tecnología en el lugar de trabajo. Ya antes se enfrentaban a las consecuencias de la pandemia en un entorno de trabajo remoto e híbrido. Ahora deben hacerlo con menos personal.

Las grandes organizaciones con personal limitado de TI enfrentan varias consideraciones clave, como aprovechar al máximo la tecnología. El cambio al trabajo remoto no creó por sí solo este desafío en particular, sino que amplificó uno existente.

Desafíos de administrar tecnología con personal limitado de TI

Un empleado que habla con otros nueve empleados en una videoconferencia

Un empleado que habla con otros nueve empleados en una videoconferencia

La administración eficaz de la tecnología en el lugar de trabajo ha sido una de las principales prioridades en las grandes empresas mucho antes de la pandemia. La demanda por personal de TI era alta y sigue siendo personal codiciado.

Sin embargo, con el aumento del trabajo remoto y el surgimiento de lugares de trabajo híbridos que ahora son el modelo predeterminado en varios sectores, es igualmente probable que el personal de TI opte por el trabajo remoto. Ya sea que realicen sus tareas en la oficina o fuera de ella, persisten los mismos desafíos y, en algunos casos, son más difíciles que nunca.

La ciberseguridad se entrelazó irrevocablemente con la tecnología en el lugar de trabajo y sigue siendo una gran preocupación para las empresas. Los ataques por parte de agentes maliciosos están aumentando y son cada vez más sofisticados. Muchos trabajos de ciberseguridad estaban vacantes antes de la Gran Renuncia, y ahora, la necesidad de analistas de seguridad especializados es aún más mayor, ya que el trabajo remoto crea más extremos y conexiones que se deben proteger.

La abrumadora carga de trabajo se extiende a todo el personal de TI y se agrava por la necesidad de nuevas habilidades a medida que las ciberamenazas no disminuyen, el volumen de datos aumenta exponencialmente y las organizaciones buscan ejecutar sus planes de transformación digital. Dadas las numerosas responsabilidades de los trabajadores de TI, puede parecer imposible que encuentren el tiempo para inscribirse en cursos con el fin de ampliar su conjunto de habilidades. Sin embargo, esas habilidades son fundamentales. Sin el conocimiento adecuado, el personal de TI se sentirá aún más estresado. Tendrán dificultades para cumplir con los programas de implementación, sin mencionar alcanzar objetivos de transformación digital o aprovechar plenamente las ventajas de la computación en la nube. La pericia para ofrecer nuevas tecnologías es fundamental para obtener una ventaja competitiva.

El presupuesto sigue siendo una restricción, ya sea que el dinero se destine a adoptar el software y hardware necesarios para respaldar las operaciones de TI o para contratar personas para implementarlo y administrarlo. La Gran Renuncia significa repensar cómo se administra la tecnología en el lugar de trabajo, y eso incluye decidir qué hará el personal de TI en el futuro.

Cómo la tecnología puede permitir que los líderes de TI aumenten la eficiencia

La tecnología en el lugar de trabajo puede considerarse tanto el problema como la solución a los desafíos creados por la Gran Renuncia y el entorno de trabajo remoto/híbrido.

Cuando el personal de TI sea limitado, busque formas de automatizar. Esto es especialmente útil en el espacio de la ciberseguridad donde no es factible que los analistas se mantengan al día con cada alerta en un panel y decidan si es, de hecho, una amenaza para las aplicaciones y los datos de la organización. Comprender la ciberseguridad puede significar externalizar el centro de operaciones de seguridad a un proveedor de servicios de seguridad administrados, aunque con una supervisión adecuada del personal de TI interno.

La externalización selectiva y estratégica también puede ayudar mucho a maximizar la tecnología. Considere la externalización de algunas actividades de asistencia al usuario final para liberar al personal de TI de la responsabilidad de resolver cada ticket que se produce cuando los trabajadores remotos tienen problemas con una aplicación. El traslado de una serie de aplicaciones en las instalaciones a un proveedor de servicios en la nube reducirá el tiempo y la pericia interna necesaria para administrar la tecnología en el lugar de trabajo.

Después de determinar qué funciones de TI tercerizar y qué aplicaciones es mejor que ejecute un proveedor de servicios en la nube, decida qué habilidades y conocimientos organizacionales se requieren internamente. Este enfoque permite que los líderes de negocios hagan presupuestos más estratégicos y mejoren la productividad general.

La productividad del personal de TI y de todos los empleados, independientemente de dónde trabajen, también se puede mejorar con las herramientas de colaboración y reunión correctas. Esto incluye software de videoconferencias y colaboración que sea compatible con un lugar de trabajo híbrido y garantice que las interacciones entre las salas de conferencias en el sitio y las ubicaciones remotas sean perfectas.

La maximización de la tecnología será más fácil mediante la búsqueda de soluciones que permitan flexibilidad y automatización para que el personal de TI pueda enfocar el tiempo y la atención donde sea más lógico para la organización.